CASO FERNANDEZ WOOD Y CLÍNICA LAS CONDES: EJECUTIVOS CUESTIONADOS

  • Las distintas visiones (Ejecutivos implicados, no implicados, nueva empresa auditora.
  • Lo que NO deben hacer los Ejecutivos
  • Lo que debieran hacer los Ejecutivos

En el último tiempo han aparecido casos de ejecutivos cuestionados por la gestión que han desarrollado en distintas empresas, siendo los casos de colusión y ahora de ocultamiento de información en las empresas Fernández Wood y Clínica Las Condes los que más revuelo han causado en las últimas semanas. Podríamos enumerar una larga lista de ejecutivos que han visto afectada su reputación por temas de gestión en sus empresas.

Dejando a un lado a los Ejecutivos y Directores que se encuentra implicados judicialmente en tales casos, y que la justicia determinará sus grados de responsabilidad, estos casos nos plantean distintos puntos de vista que pasamos a analizar:

Los Ejecutivos posiblemente involucrados:
Los Ejecutivos verán mermada su reputación en el corto y mediano plazo, luego para suerte de ellos, la memoria es frágil y nadie se acordará exactamente las fechas de este escándalo por lo que sus antecedentes puede ser que no sean ligados a estos bullados casos.

Sin perjuicio de lo anterior, los Ejecutivos deberán evaluar un eventual cambio de trabajo, ya que tienen por una parte la incertidumbre de la viabilidad de la empresa y también que la llegada de una nueva plana ejecutiva y directorio traerá probablemente una renovación de los equipos gerenciales. Esto se suma a la disminución de sus expectativas de Bonos Anuales, que en virtud del sinceramiento de los resultados, bajarán, por lo que no recibirán el acostumbrado Bono Anual que ya lo sentían parte de sus remuneraciones.

Al salir al mercado laboral podremos distinguir a dos grupos de ejecutivos:

1.- Los Ejecutivos que trabajan en las áreas más afectadas por este escándalo (Administración, Contraloría, etc).
Sin duda que para ellos será muy difícil demostrar que desconocían los malos manejos y probablemente deberán dirigir sus esfuerzos de búsqueda de nuevos trabajos en empresas de algún conocido ó deberán emprender su propia empresa. Así pasó con algunos profesionales ligados al caso Inverlink y lo más probable que ésta no sea la excepción.

2.- Los Ejecutivos que no tienen relación directa con las áreas más sensibles de este escándalo (Recursos Humanos, Marketing, Operaciones, Logística, Comercial, etc).

A este grupo de ejecutivos no les será tan difícil salir almercado laboral, pero tienen que tener muy en claro que el “mercado es cruel” y que a pesar de no tener nada que ver en forma directa, ellos serán de alguna manera cuestionados por haber trabajado en la empresa en el momento que se producían estas ilegalidades.

Por ejemplo, en una entrevista de trabajo ¿Qué le pasará a ese Gerente de RRHH que hizo la selección de los ejecutivos cuando le pregunten qué falló en la selección? ¿Por qué las evaluaciones no arrojaron nada? ¿Por qué los canales de comunicación no funcionaron cuando algún jefe se dio cuenta de una irregularidad y su reclamo no llegó a destino?

A estas alturas algunos de ellos aún creen que sólo hicieron muy bien su trabajo y muchos de los lectores pensarán lo mismo, no obstante en una entrevista de trabajo, estos temas saldrán a relucir y ese Ejecutivo deberá tener respuestas claras y precisas respecto a su actuar puesto que ahora toda su experiencia estará en tela de juicio y todos se sentirán “generales después de la batalla” para exigir conductas más estrictas en estas materias.

La nueva firma de Auditoría:
Llegará una nueva compañía de auditores en reemplazo de la actual. La nueva firma para demostrar que era mejor que la anterior y para ganarse un jugoso contrato de largo plazo encontrará múltiples mejoras que realizar a los procesos y los que hemos sido Gerentes en grandes empresas sabemos lo “desagradable” e insidiosos que pueden ser los Informes de Auditoría, por lo que los Ejecutivos pasarán a trabajar en un ambiente de tensión que no lo tenían antes y el cambio de trabajo será una alternativa.

Los que buscan trabajo:
Toda crisis es una oportunidad. Lo más probable es que más adelante empiecen la búsqueda de nuevos ejecutivos para reemplazar las planas gerenciales actualmente cuestionadas.

Lo que no deben hacer los Ejecutivos:

– Actuar precipitadamente y salir al mercado laboral a buscar cualquier trabajo a fin de salir rápido de la empresa.
– Evaluar precipitadamente una oferta de trabajo. Si lo hacen, pueden llegar a un trabajo que no les sirva y después deberán cambiarse nuevamente y explicar dos cambios en muy poco tiempo sólo empeora la situación.
– Decir que esto ellos lo sabían de antes. Si fuese así, la pregunta es por qué no hicieron nada si lo sabían.
– Decir que jamás se imaginaron que algo así podría suceder. Decirlo significa que no conocen la empresa en la trabajan y no tienen ningún pensamiento crítico.
– Borrar del Cv su pasada por la empresa. El mercado es pequeño y todo se sabe.
– Renunciar a sus cargos sin tener una oferta de trabajo concreta.
– Salir a defender públicamente a la empresa cuando los encargados por la empresa de comunicaciones no los definió a ellos como portavoces.

Lo que Deben hacer los Ejecutivos:

Los Ejecutivos deben construir un relato que les permita al menos no perder reputación ni “imagen de marca” ya que ganar imagen o reputación es imposible por el momento. Deben jugar al empate. Para eso debieran trabajar en lo siguiente:

– Demostrar lealtad con la empresa.
– Actitud colaborativa con los nuevos directivos
– Ser colaboradores de la solución
– Empatizar con los accionistas minoritarios.
– Reinventarse laboralmente, buscando nuevos campos de acción
– Los cuestionados debieran tener coraje y dar disculpas públicas, aunque las rechacen, hay que hacer primar la valentía ante la cobardía.
– Conseguir referencias de muy buen nivel a fin de sustentar los logros de carrera.
– Enfocarse en el largo plazo, realizar una planificación estratégica de carrera de Largo Plazo.